Primer mes.

Hace un mes decidí dar el primer paso. Mudarme, empezar desde cero. Buscar una mejor vida.
Pareciera que me hubiera ido desde hace mucho tiempo, pero solo llevo un mes. Un extenso mes.
Tomo esto como si hubiera vuelto a nacer, solo que sin familia, ni amigos, ni transporte, sin una casa propia, ni siquiera una habitación propia.
Hacer amigos ha sido difícil. He conocido a muchas personas, pero es difícil contar con ellas.  Se podría decir que tengo dos o tres amigos en Mérida pero no son lazos tan fuertes aún. He aprendido no esperar tanto de las personas, solo doy gracias por los cumplidos, la compañía y el tiempo que me han regalado.
He aprendido a caminar sola. Caminado bajo el bravo sol de abril y mayo, sudando hasta deshidratarme. Los músculos de mis piernas se han desgarrado y enfriando, es un dolor intenso del cual ya estoy acostumbrada. Aunque gracias a las largas caminatas, estoy un poco más en forma. También me considero ahora una fan de ver las nubes en el cielo. Son obras de arte donde siempre puedo observar todas las tardes.
He vencido unos cuantos miedos que tenía. Estar sola, comer sola, leer sola, caminar sola. Estar conmigo misma. Perdí el miedo a perderme en la oscuridad de las solitarias calles. Vencí el miedo a preguntar a donde quedaba un lugar o de pedir ayuda. He perdido el miedo a la vergüenza de entrar al cine sola y que no tiene nada de malo.
He tenido días buenos, malos y pésimos. Aun no encuentro trabajo, no puedo iniciar alguna clase de algún idioma. A veces me pregunto ¿Cómo permití que pasara esto? ¿En qué estaba pensando? Entonces recuerdo que estoy viviendo el sueño de muchas personas que no tienen la oportunidad que estoy teniendo y reacciono. Mucha gente que quiero mucho me levantan el ánimo: “No te rindas” es la frase que más resuena en mi cabeza cuando todo va mal.
También lo que me ha salvado de no perder la cordura es hacer ejercicio, pasear, escuchar música, ir al cine y leer. Me aferro mucho a esas actividades más que nunca en la vida.
Aun no puedo imaginarme un futuro viviendo aquí, necesito más tiempo. Y no sé qué me espere después, dentro de unos meses. Pero les aseguro, aun no tiro la toalla.
ddd

No hay comentarios:

Publicar un comentario